lunes, 30 de junio de 2014

capítulo 27

Roberto y Manuel Mendoza, dos hermanos gemelos de 28 años que trabajaban para el padre de Laura por obligación desde los 18, decidieron que no podían continuar sometiéndose a aquel hombre cruel y despiadado. Fue por ello por lo que trazaron un plan para salvar de la muerte a los que estaban en las celdas de aquel demonio. Una vez hecho eso, volverían para tenderle una trampa y entregar a aquel miserable a la policía.
Aisha Hazin, como desconocía las intenciones de los jóvenes sicarios, se asustó cuando le dijeron que iban a ejecutarlos a todos aquel mismo día en el bosque. Cuando la secuestraron le dijeron que no la tocarían hasta dentro de dos semanas y aún quedaba una, no entendía el por qué del cambio de planes. Ahora su hermano ya no podría hacer nada por ella, iba a morir. Estaba aterrada. No deseaba dejar el mundo siendo tan joven.
Los llevaron a un lugar apartado, y allí les dijeron que eran libres.
Ella se quedó mirándolos desconcertada, quería creer lo que oía pero le costaba. Aquel dúo trabajaba para el hombre que odiaba a su familia, pensaba que aquello era una trampa, que iba a asesinarlos por la espalda en cuanto se dieran la vuelta. Pensaban que querían adelantar la ejecución haciendo creer a su jefe que habían intentado escapar. Aún así, decidió pensar que no mentían.
- Vamos a denunciar a ese malnacido. Nosotros trabajamos para él por obligación. No somos como él. -dijo Roberto. -Ese hombre nos separó de nuestra familia cuando teníamos 18 años y nos entrenó para que matáramos para él amenazándonos con matar a nuestros primos y a nuestros padres si no lo hacíamos. Pero ya no le tenemos miedo. Vamos a enfrentarnos a él. Iremos a comisaría poner una denuncia, vamos a tenderle una trampa para que le detengan. Le vamos a hacer creer que queremos hablar con él, lo vamos a llevar a un lugar apartado y, una vez estemos allí, lo arrestarán. -miró a la señorita Hazin, estaba aterrada aún, no sabía qué pensar de ellos.
- Entendemos que tengas miedo, pero puedes confiar en nosotros. -afirmó Manuel mirándola con dulzura.
Para su sorpresa, aquellos señores cumplieron su palabra.
Su hermano y London vendrían a recogerla  al día siguiente.
Serena estuvo con ella todo el día, la joven Aisha ignoraba que ésta estaba planteándose posicionarse de parte de los hombres del padre de Laura. La señorita Hazin pensaba que Serena era de fiar.
//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
El reencuentro con Ahmed fue muy emotivo. Él había sufrido durante una semana pensando que iba a perder a su hermana, y verla sana y salva le alegró. Fueron a por ella acompañados por su prometido, Muhammad Nasiff, dueño de una multinacional de transporte.
Se quedaría unos días con su hermano y London como invitada, no deseaban separarse de ella tan pronto. Su prometido se alojaría en un hotel cercano para estar cerca de ella.
Esto la alegró, iba a estar con todas las personas a las que apreciaba.
Lo que no sabía era que su amiga Serena tenía en mente tratar de acabar con ella.
(Imagen: Aisha tras su regreso a casa)

5 comentarios:

  1. ¡Madre mía! Cuanto me he perdido, lo bueno es que he logrado ponerme al día ésta misma mañana...
    Me gusta cómo llevas la narración, te atrapa por completo. Continúa pronto ;)

    Muchos besos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegra que te guste, gracias por tus palabras :).

      Eliminar
  2. Me alegra de que Aisha este libre y sana y salva *-* esos dos gemelos la han salvado de la muerte,me encanto >.<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. han actuado bien, ellos mataban porque les obligaban pero ya no podían continuar porque no es su naturaleza :).

      Eliminar