miércoles, 30 de julio de 2014

capítulo 64

María se esforzaba mucho en los entrenamientos, y no tardó en aprender a provocar accidentes, pues sus trabajos tenían que parecer tal.
El señor Mendoza la observaba con orgullo cuando sus sicarios la preparaban. Aquella joven era como él cuando empezó en aquel mundo: Tenía claro que quería dedicarse a matar. Lo necesitaba tanto como él cuando entró a trabajar como sicario para el antiguo Don. Aunque claro, esperaba que ella fuera paciente y no hiciera lo que él: Cuando cumplió los 28, asesinó a aquel hombre por miedo a que al final se desdijera de su decisión de convertirlo en su heredero.
Su alma era negra como la pez, y era consciente de que la de aquella joven era igual, mirarla era para él como mirarse al espejo.
La nombraría heredera si demostraba ser eficaz, eso lo tenía claro, pero pediría a varios de sus sicarios que la vigilaran en todo momento, que nunca la perdieran de vista.
/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Los días pasaban, y la falta de noticias sobre la búsqueda de las pérfidas de María y Fátima hizo que Ahmed comenzara a temer por su familia. Aquellas dos mujeres eran capaces hasta de matar, lo habían demostrado con creces. No querían a nadie, solo sentían apego hacia sus personas. Eran malvadas y solo pensaban en ellas, no les importaba matar si haciendo eso salían beneficiadas.
'¿Cuándo acabará esta pesadilla? ¿Cuándo podremos yo y mi familia vivir en paz?' Se preguntaba. 'Yo creo que ya hemos sufrido bastante. Será lo que deba ser, pero espero que pronto nuestras vidas cambien para mejor y podamos vivir tranquilos sin miedo a ser asesinados.'
Anne, en cambio, no tenía miedo dado que ya no le importaba morir. Había casado con Abdel y era madre del pequeño Ashraf, que era encantador. Había conocido la felicidad, y eso hacía que sintiera que ya podía marchar en paz. Por lo que no estaba en absoluto asustada.
El magnate y su primo, sin embargo, no lograban calmarse dado que temían por la vida de sus esposas e hijos.
London, Aisha y el esposo de esta última intentaban calmarles, sin éxito.
- No sufras, mi amor... -susurraba London a su esposo al oído.- No voy a morir. No temas. Tengo un hijo al que debo cuidar. No me van a matar, no podrán. Mi presencia es necesaria en este mundo.
- Ya... Pero no puedo evitar estar asustado. Tú y nuestro pequeño, Abdel, sois lo que más me importa... -Ahmed rompió a llorar, aquella situación le superaba.- No soportaría que algo os ocurriera.
- Mi primo tiene razón. -afirmó Abdel Hazin mirando al hombre al cual él llamaba amo del mundo.- Esas dos son peligrosas. Estás en lo cierto. Esto puede acabar en tragedia.
- Sí, pero... No por ello debemos vivir aterrados por esas dos. Porque si no nos calmamos y no dejamos de pensar en lo que puede pasar en un futuro, nunca podremos vivir tranquilos. -dijo el marido de Aisha.- Dejad de pensar en el mañana y disfrutad del hoy.
- Eso no es fácil... -contestó Ahmed secándose las lágrimas. ¿Cómo hacer eso cuando temía quedarse viudo y sin su hijo? No podía, sencillamente no podía. Eso sí, intentaría no pensar en nada durante la temporada en la que estuvieran de viaje.
//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
María abrazó al Don emocionada cuando supo que ya podía considerarse su hija y heredera.
Algo le decía que pronto podría matar a la bondadosa Anne, y eso la hacía sentirse mejor que bien.
 (imagen: London tratando d tranquilizar a Ahmed


 (imágenes: Ahmed pensando preocupado en María y en Fátima).
(imagen: Anne tratando de calmar a Abdel y a Ahmed)

martes, 29 de julio de 2014

CAPÍTULO 63

Ahmed intentaba sacar de su mente a Fátima, la joven que tanto les había hecho sufrir, pero no podía. Temía que atacara de nuevo.
Por fortuna, él, su mujer y su hijo pronto estarían de viaje, lejos de allí por una temporada. Esperaba que a su regreso le dijeran que habían detenido a su admiradora y a todos los que la ayudaban. No soportaba aquella incertidumbre, temía que uno de los hombres a los que aquella enajenada había contratado decidiera disparar contra su esposa o contra su pequeño.
El sonido del teléfono lo obligó a dejar de pensar en ello.
Era Anne. Llamaba para decirle que María, aquella joven déspota y cruel que ocupó su lugar durante una temporada, era ya una mujer libre de nuevo.
- Tengo miedo de que venga a por mi... -le dijo intentando que las piernas no le temblaran.
- Seguro que no lo hace... -afirmó el magnate esperando que aquella pérfida ya no se acordara de ella.
- Capaz es de matarme sin pestañear. -susurró sintiendo que el miedo se apoderaba de ella sin que pudiera hacer nada para evitarlo. -Estoy muy asustada. Ella me odia porque recuperé mi vida. Temo que decida atacarme ahora que no está en prisión.
- Ya somos dos los que tenemos miedo. Yo temo por la vida de mi familia... Por ya sabes qué. -murmuró pensando en la joven que se había obsesionado con él.
- Lo sé, amo del mundo... Temes por su vida por la loca de Fátima, que a día de hoy es una mujer libre. -suspiró.- Espero que la detengan pronto.
- Eso esperamos todos. -dijo el magnate.
- Por cierto, tengo que decirte algo que te alegrará. -miró a su marido sonriendo.
-Dispara. -le pidió él.
- Vale. -esperó unos minutos antes de seguir hablando.- Verás: Resulta que tu primo no soporta verte triste, y yo tampoco. Es por ello por lo que hemos decidido que nos iremos a Ankara unos días para estar contigo en estos momentos tan duros de tu vida.
- Me alegro de que hayais tomado esa decisión. Nos vendrá bien, a mi y a ti nos ayudará. Pero os quedaréis en mi casa, no busquéis un hotel. -respondió mientras en su rostro se dibujaba una amplia sonrisa. -Y luego os vendréis con nosotros de viaje. Vamos a estar en varios sitios. Te gustará el viaje. Los lugares que visitaremos son una sorpresa, por lo que nada de preguntar por ellos. -exclamó emocionado ante la idea de que irían con ellos.
//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Mientras, la pérfida María hablaba con un Don de la mafia española. Quería que la entrenara para trabajar para él como asesina a sueldo y poder de ese modo asesinar a Anne.
Aquello era lo que la mantenía con vida, su sed de sangre y el desprecio que sentía hacia los de su clase, hacia las personas humildes como su madre. No entendía como Anne podía simpatizar con ellos.
Odiaba a aquella joven inglesa. No merecía ser rica, era demasiado bondadosa, y eso para ella era algo intolerable en una joven de clase alta.
- Bien... Bien. -dijo aquel hombre una vez hubo terminado de exponerle por qué quería trabajar para él.- Si demuestras ser tan fría como dices, te pondré al frente de un grupo de sicarios. Y si no me decepcionas... Pasarás a ser mi hija adoptiva y serás mi heredera. No tengo hijos, sería agradable tener una.
María García no pudo evitar romper a llorar a causa de la emoción. Su sueño siempre había sido dirigir una organización criminal, y aquel Don le estaba diciendo que, si demostraba merecerlo, el podía hacer de su sueño una realidad.
Lo primero que hizo tras instalarse en la que sería a partir de aquel momento su habitación fue tomar lápiz y papel y escribir a Anne.
- Odiada Anne: -escribió.- Quiero que sepas que no me he olvidado de ti, si piensas eso es señal de que no me conoces bien. Soy peor de lo que crees. No hay ni un ápice de bondad en mi, aunque tú creas que sí. Y como no soy buena, voy a poner fin a tus días y no va a ser disparando contra ti. Lo haré de forma que mueras poco a poco, quiero que sufras. -tras eso puso que esperaba que su vida fuera un infierno.
La mandó hacer llegar a uno de los sicarios de su nuevo jefe, el señor Mendoza.
Este no tardó en localizar a Anne. Le entregó la carta en mano y se alejó corriendo de aquella mansión.
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
El magnate del petróleo informó a las autoridades de la carta una vez hubo terminado de hablar con Anne dado que ni ella ni su primo se sentían con fuerzas para hacerlo.
María fue declarada en busca y captura internacional.
Cuando colgó, pidió que dieran con María pronto, no podría soportar que algo le ocurriese a la mujer de su primo.
'Espero que esa nena no consiga acabar con Anne, que la detengan y que detengan a los que la ayuden antes de que puedan atacar.' Pensó.
(IMAGEN: AHMED PREOCUPADO PENSANDO EN MARÍA)
8IMAGEN: LONDON HABLANDO CON SU MARIDO DE FÁTIMA)


(IMÁGENES: ANNE PREOCUPADA PENSANDO EN MARÍA)

lunes, 28 de julio de 2014

capítulo 62 (ampliado)

Cuando Fátima entró de nuevo en aquel sótano y se acercó al magnate, este se negó a mirarla. No quería ver los ojos de aquella que le había alejado de su familia, de su amada mujer y de su hijo. La detestaba. Odiaba a aquella mujer. Ella quería obligarle a estar allí, con ella, a olvidar a aquellos a los que quería. Pero por suerte él era inteligente, y pasada media hora pensó que tal vez si engañaba a Fátima y le hacía creer que la amaba, podría escapar y volver con London y el pequeño. 
 La miró y se obligó a esbozar una cálida sonrisa, esa que enamoraba a todas. 
 - ¿sabes? Tienes razón... Tal vez... Sí, tienes razón. Yo... Yo siento algo por tí. -dijo esperando que aquella arpía se lo creyera. 
 - ¿Lo dices en serio? -el rostro de Fátima se iluminó a causa de la alegría. 
' No. Amo a mi mujer.' Pensó él. 
 - Claro que sí. -afirmó procurando que ella no se percatara de que estaba mintiendo. 
- No sé... Vah, -la sonrisa de su secuestradora se amplió -demuéstramelo con un beso. 
 - Lo haré si me sueltas... -dijo astútamente. 
 - Mmm... -lo miró durante un minuto, pensando la respuesta.- Sí. Vah, te suelto, amo del mundo. -dijo al fin. 
 - Hazlo y te beso. -la miró fingiendo deseo. 
Fátima procédió a desatarle con cuidado. Una vez se vió liberado, se enfrentó a la que había ordenado que le raptaran y salió a la casa. Allí se encontró con cinco sicarios que parecían luchadores de sumo. Se enfrentó a ellos durante tres horas y los derribó gracias a las lecciones de lucha que su padre le había dado. Los golpeó varias veces más para asegurar que no podrían seguirle. Robó las llaves del Mercedes de Fátima y de la casa del cajón en el que estaban tras obligar a decírselo a los asesinos a los que había herido y se alejó montado en el coche. Se guió por el GPS puesto que no conocía Argentina.
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// 
Encerrada en la que era su habitación en la casa que había adquirido en Moscú, Fátima pensaba en lo ocurrido. 
Aquel hombre había ganado, era listo sin duda. Todo en él le gustaba. No podía resignarse a perder a aquel ser maravilloso. Aunque lo cierto era que, dada su inteligencia, no sabía si podría retenerle junto a ella. Fue por ello por lo que, tras mucho meditar, tomó una decisión: Encargaría a un sicario matar a su mujer y a su hijo. Para que sufriera por no corresponder su amor. Fiel a su estilo, les escribió una carta sin firmar que mandó entregar a uno de sus nuevos empleados.
//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// 
-Querido Ahmed: -decía la carta.- Es usted un gran hombre, es usted listo y eso sumado a sus otras virtudes hace que sea el hombre perfecto. Es usted un hombre que respetaba y siempre respetará a sus difuntos padres, que sabe hacer felices a aquellos que le rodean, que nunca pasa por alto ninguna fecha importante, que siempre tiene detalles con todos, que es un buen amigo, un hombre que sabe convencer, un hombre justo y honrado.... Y más cosas que no voy a mencionar porque no terminaría nunca. Es por ello por lo que me duele que ame tanto a su esposa. -tras eso le deseaba lo peor y firmaba como 'tu admiradora'. 
 El magnate respondió a aquel escrito con otro y mandó a sus hombres que se emplearan a fondo, que aseguraran que nadie hiriera ni a London ni a su hijo Abdel. No podría soportar que les ocurriera algo. De noche apenas pudo dormir por la preocupación. No lograría descansar hasta que llamaran diciendo que habían detenido a Fátima.
La carta llegó a manos de Fátima al atardecer del día siguiente. Uno de los empleados de Ahmed Hazin le hizo entrega de la misma. En ella le decía que agradecía sus palabras pero que no podía amarla porque amaba a su esposa, y que esperaba que lo entendiera y les dejara vivir tranquilos.
Esto la hizo enfurecer, ya que le dolía que aquel hombre no deseara su amor, pero aquella pérfida se consolaba pensando que pronto le arrebataría lo que más quería.
Lo tenía ya todo pensado.
Al pequeño lo ahorcaría y a su mujer la quemaría viva.
Doce de sus hombres los secuestrarían, ella les había amenazado para que aceptaran hacerlo.

Mientras, en Ankara, Ahmed hablaba con su hermana Aisha por teléfono. Ella, su ya marido y sus hijos de 8 y 7 años se iban a trasladar a la capital turca para estar con ellos, pues estar a tantos kilómetros de su hermano era duro para ella.
- Compraremos una vivienda que esté cerca de la tuya. -le decía Aisha Hazin emocionada.- ¿Alguna de las casas vecinas a la vuestra está a la venta? En caso de ser así, esa será nuestra vivienda.
- La que está frente a la nuestra lo está. -contestó su hermano.
- ¡Eso es perfecto! Bien, así seremos vecinos. -afirmó la hermana del magnate emocionada ante en hecho de que tendría a su hermano muy cerca.
- Sí. Me alegra que vayas a venir... Hemos sufrido mucho por una que se ha enamorado de mi y teneros cerca nos hará bien. -miró a su esposa recordando aquellos días en los que había temido por su vida. Tenía miedo de que aquella enajenada le hiciera algo.
- Bueno... Tú por eso no sufras. Eres fuerte y valiente, no podrá contigo. Y además, que cuentas con hombres que velan por tu seguridad y por la de tu familia. -posó la vista en su esposo, el cual jugaba con sus pequeños.- No dejes que esa enamorada tuya te quite el sueño, hermano. Mira, pronto estaremos allí, en una semana nos tienes a los cuatro como vecinos. Y te animaremos para que te sientas a salvo. -sintió el deseo de abrazar a Ahmed para reconfortarle, pero la distancia se lo impedía. 
- Eso lo sé... Pero... No puedo evitar tener miedo. -contestó.
- ¿Miedo? No digas eso... Disfruta de la vida como has hecho siempre, vive y sé feliz en compañía de aquellos que te queremos. -le aconsejó.
Tras decir eso, se despidió de él y colgó.
- Viene mi hermana. -anunció Ahmed a su esposa y su hijo.
Estos se alegraron dado que sabían que el magnate apreciaba a su hermana.
Él los miró y decidió seguir el consejo de Aisha, disfrutar de ellos sin pensar en el futuro. No volvería a perder el tiempo pensando en lo que podía ocurrir.

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
En Los Ángeles, Abdel y Anne hablaban de lo que le ocurría al primo de este.
Ambos estaban muy preocupados por él y por su mujer y su hijo.

Esperaban que detuvieran pronto a aquella zorra y que pudieran al fin ser felices. 
Tras hablar de ello con calma, decidieron que irían a estar con ellos unos días más para que aquel al que Abdel llamaba amo del mundo se animara.
/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Fiel a su estilo, Ahmed Hazin pensó en sorprender a su mujer y a su hijo con viajes para que ella y el pequeño Abdel olvidaran a Fátima una temporada.
Estarían una semana en Seattle, otra en Valencia, otra en Barcelona, otra en Venecia y, para terminar, irían a la isla Hazin.
Su hermana y su familia irían con ellos. Les vendría bien desconectar de todo.
Lo preparó todo con cariño, para que aquellos viajes fueran especiales. Nunca preparaba nada común, le gustaba preparar cosas que sorprendieran a su familia para bien.
Cuando el conocido como amo del mundo habló a Aisha de sus planes, esta le propuso ir a Dubái también, puesto que había estado y quería volver. 
Él consintió encantado, adoraba complacer a su hermana pequeña.
Era adorable y siempre lucía una sonrisa de oreja a oreja en el rostro, y se podía confiar en ella. ¿Cómo iba a no querer la? Era encantadora.

lunes, 21 de julio de 2014

capitulo 61

Ahmed regresó a su hogar de la mano de su esposa sintiéndose el hombre más feliz del mundo. Pero aquella alegría no hizo que olvidara que aquella que había ordenado el secuestro de London seguía en libertad y podía volver a atacar. Aquello lo tenía bien presente. Pero no quería hacer ver lo asustado que estaba para que los pequeños Ashraf y Abdel no se preocuparan.
Lo primero que hizo al llegar fue revisar el correo. Alguien le había escrito una carta... Sin firma ni remite.
Al instante supo de quién era. Maldita zorra... ¿Por qué no les dejaba vivir en paz?
- Querido señor Hazin: -empezaba.- Soy yo, su admiradora. Debo decir que es usted listo, me encanta esa faceta suya. Cada día que pasa... Bueno, lo cierto es que mi amor hacia su persona aumenta a cada segundo que pasa. Me gustaría que pudiera ser mi hombre y no el de London de California. Sé que a su lado es feliz, y me duele el hecho de que nunca me amará. No es fácil dar con hombres como usted. Tiene todo lo que yo amo en un hombre: Respetaba a sus padres, es usted valiente y nunca duda de sus decisiones, no hubiera hecho nada ni hará nada que hiriera a sus padres y ama usted como pocos lo hacen. -decía.
- ¿Pero por qué no me olvida? -preguntó abrazando a su esposa.
- Porque eres el mejor. No soporta no poder tener a un hombre como tú, tan noble. -acercó su rostro al de él y le besó.
- Debería olvidarse ya de nosotros. Como bien dice, yo jamás la amaré. -miró la carta con desprecio.
- Pero ella piensa que conseguirá que lo hagas. -contestó London.
- Jamás lo haré... No voy a abandonarte para estar con ella. -rompió la carta en mil pedazos, furioso.
Entró en el salón y respondió a la misiva con otra que le entregaría cuando la hubieran detenido. Salió y se la mostró a su mujer.
- Señorita: Me alegra que aprecie mis virtudes. Pero espero que no creyera que por ello iba a caer rendido a sus pies. No la amo. Entérese. -firmó y guardó el papel con el mensaje en un sobre. Aquella nena empezaba a cansarle, odiaba a las que eran como ella, no soportaba a las que trataban de acabar con un matrimonio para poder quedarse con el marido.
- Espero que la detengan pronto. Cuando la traigan engrilletada, se la daré para que sepa que nunca tendrá mi corazón. -afirmó poniéndose muy serio.
Anne y su primo salieron al jardín con los pequeños en ese momento y se acercaron a ellos preocupados tras decir a los niños que fueran al interior porque los mayores tenían que hablar.
- ¿Ha escrito cierta indeseable? -quiso saber Abdel.
- Sí. -le confirmó su primo.
- Vaya... Siento que te haya salido una admiradora tan insistente, amo del mundo. -dijo en un intento de quitar hierro al asunto.
Su primo no respondió. Tenía miedo, algo le decía que aquella enajenada volvería a atacar.
///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
La cruel Fátima ahora vivía en Argentina, en una casa que había adquirido hace años.
Encerrada en su habitación, ultimaba los detalles de su plan.
Aquel hombre, Ahmed Hazin, iba a ser suyo a la fuerza. Y lo cierto era que le gustaba que fuera así, eso hacía todo más interesante a su parecer.
//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Anne, Abdel y el pequeño Ashraf solo se quedaron en casa de Ahmed y London dos días más.
Durante esos días, el magnate continuó enseñando defensa personal a su sobrino.
Cuando llegó el momento de la despedida, no pudo evitar llorar pues le gustaría que su primo y Anne decidieran trasladarse a Turquía para estar cerca de ellos.
Al regresar a casa, vieron a un hombre en la entrada.
Este secuestró a Ahmed sin mediar palabra. Se alejó tras obligarlo amenazando le con matar a su hijo si se negaba a hacer lo que él quería.
Lo llevó al aeropuerto, allí les esperaba un avión que les llevaría a Argentina.
///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Fátima le ató a una silla en su sótano y allí lo dejó.
El magnate la maldijo y esperó que pudieran rescatarle pronto.

domingo, 20 de julio de 2014

capitulo 60

La joven Fátima logró con amenazas que el cocinero y varios de los encargados de velar por la seguridad de los Hazin accedieran a ayudar la en su siniestro plan.
La dulce London fue secuestrada un día cuando se quedó sola en el jardín de la mansión con su hijo. Anne y los pequeños estaban jugando en la azotea y el magnate había salido a dar un paseo con su primo.
Ahmed enseguida sospechó de Fátima cuando llegaron a casa y vió que su mujer no estaba.
La culpable llamó al poco.
- Como puedes ver, me he tomado la libertad de secuestrar a tu amada mujer de California. -dijo Fátima arrastrando las palabras.- En estos momentos ya se encuentra lejos de aquí. -afirmó.- La vamos a matar, querido. Un sicario la quemará viva dentro de una semana. -le hizo saber. Estaba convencida de que no conseguiría rescatarla.- Te dije que sufriríais... Y yo nunca miento, querido.
- ¿En una semana? Darán con ella antes. -respondió el magnate. Se negaba a pensar en la posibilidad de perder a la mujer a la que amaba.
- Querido, tanto de día como de noche un número considerable de sicarios se encarga de vigilar que nadie trate de rescatarla. Al que lo intenta, le dan muerte. -le informó convencida de que todo lo que hiciera aquel hombre sería en vano.
- Daré orden de que la busque la policía en todo el mundo. Convencido estoy de que darán con ella y la traerán a casa sana y salva. -respondió el magnate, se negaba a contemplar la posibilidad de que aquella arpía lograra asesinar a London.
- Hazlo, no lograrán hacer lo que dices. -se miró las uñas de la mano que tenía libre esbozando una sonrisa maliciosa.
- Lo harán... No podrás poner fin a los días de la madre de mi hijo. -le espetó él antes de colgar.
Los pequeños se indignaron cuando les hablaron de lo ocurrido. Les dolía el hecho de que no habían podido defender la.
Ahmed les dijo que London volvería a casa y fue a poner la denuncia.
Anne y su primo fueron con él. No querían que estuviera solo en ningún momento porque sabían que estaba sufriendo.
- Ya verás como dentro de poco la tenemos aquí de nuevo. -dijo Anne en un intento estéril de mitigar su padecer.
- No sé... ¿Y si no es así y la mata? -rompió a llorar al imaginar una vida sin ella, sin su mujer. La quería con todo su corazón.
Abdel, su primo, le miró apenado. Aquel al que él llamaba amo del mundo no merecía sufrir de ese modo.
//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Pasaban los días y la llamada para decir que habían encontrado a London viva y que volvía a su hogar no se producía.
Ahmed comenzó a perder la esperanza.
Pero al cuarto día, el teléfono sonó. Era un agente de la policía de Suiza, quería informar de que la esposa del magnate ya estaba a salvo.
Ahmed fue a buscarla acompañado del resto esperando que la vida empezara a serles favorable.
Pero no ocurriría aquello puesto que Fátima había escapado, y se preparaba para su próximo ataque: Esta vez secuestraría al magnate para retenerlo a su lado en contra de su voluntad.
Aquel joven tenía que ser para ella, fuera como fuera.
Tras leer sus cartas le amaba más, le gustaban sus principios, había querido a sus padres y todo cuanto hizo, su viaje con su hermana y su matrimonio, lo hizo porque a sus padres no les parecía una ofensa, y eso le honraba. Le parecía un gran hombre, debía retenerlo junto a ella y tratarle como merecía: con amor y cariño pero a la vez con odio por amar a London.
La joven ya lo tenía todo planeado. Pronto raptaría a Ahmed Hazin.

sábado, 19 de julio de 2014

capitulo 59

El pacífico Ahmed y London leyeron la carta indignados. La había dejado en el buzón que tenían en la entrada de la mansión. ¿Por qué les enviaba mensajes incendiarios anónimos? ¿Por qué no se olvidaba de ellos?
- Señor Hazin: -empezaba.- Quiero que sepa que me ha dolido su rechazo, mi amor hacia usted es puro y sincero. Y saber que no es correspondido ha sido duro. Es por ello por lo que haré que lamente lo que ha hecho. Prepárese para sufrir, usted desconoce de lo que soy capaz. Yo tenía en mente educar a su hijo junto a usted. Pensé que querría estar conmigo, tenga presente que a su padre no le agradaría verle casado con una estadounidense. Le hubiese dolido al igual que que dijeras que te sientes tan americano como iraquí. No creo que sea cierto eso de que te deseó lo mejor cuando te fuiste ni creo lo que dices de que te dijo que podías casar con una de los EEUU.
Mis peores deseos,
Fátima.
- Pero... ¿Por qué menciona a mi padre? Cierto es que no tenía cariño a los EEUU, pero él sabía que yo quería vivir allí porque mi hermana me pidió que fuera allí con ella cuando se trasladara para no estar sola en un país extraño y lo respetaba, me quería y deseaba verme feliz. Él a los 18 ya dejó que hiciera lo que quisiera. Si se hubiera opuesto, yo y mi hermana no habríamos ido a vivir a un lugar que detestaba, nos habríamos quedado en Iraq. Pero él quería que hiciera lo que me hiciera feliz. Por eso partí rumbo a Los Ángeles. Tanto ella como yo somos leales a la familia. El respeto a un padre es fundamental para nosotros. Nuestros padres eran las personas a las que más queríamos en el mundo. Imagino que eso le ocurre a todo niño educado que tenga unos padres que le quieran. Yo no hubiera hecho nada que mi padre no aprobara. -dijo el magnate, no soportaba que hubiera utilizado el tema de su progenitor para intentar manipularle. Era absurdo puesto que su padre nunca le negaba nada.
Quemó la carta en la chimenea que había en el salón principal de la mansión maldiciendo a Fátima en su mente y decidió que respondería a su carta con otra, pero él la firmaría.
- Señorita Fátima: -empezó.- Su carta me ha molestado he de decir. Cuando yo me trasladé a los EEUU para estar con mi hermana, a mi padre no le importó. Si se hubiera opuesto, ni ella ni yo habríamos ido. El respeto a tus padres es fundamental para mi familia. Y ahora, le pido que nos deje tranquilos. No está bien lo que hace. Yo amo a mi mujer de California. Y no voy a dejarla porque usted quiera. Y no diga que enfadaría a mi padre. Él dijo que podía casar con una estadounidense en caso de que me enamorara de una. Así que no hable de nosotros más, no trate de hacer que decida estar con usted, pierde el tiempo. Mejor busque algo que hacer para emplear sus días en algo que no sea fastidiar un matrimonio unido y feliz.
Mis mejores deseos (yo no soy usted, no deseo mal a nadie)
Ahmed Hazin (yo firmo mis escritos). -revisó la nota orgulloso.
- Espero que con eso entienda que no tiene nada que hacer. -dijo London preocupada por el tono amenazador del escrito de Fátima. -Y me gusta eso de mis mejores deseos. -señaló esa parte. -Le das una lección de moralidad.
- Yo no deseo mal a nadie. -afirmó Ahmed. Se acercó a su esposa y besó su cuello.
Fueron a casa de aquella pérfida juntos y le entregaron la carta en mano.
- De tu amigo que siente los EEUU como su segundo país. -le dijo el señor Hazin mientras Fátima abría el sobre.
Una vez terminó de leer la carta, se fueron sin esperar la respuesta de aquella joven.
El escrito hizo que la ira de Fátima aumentara y decidió que no mataría a London de un disparo como había pensado, lo que haría sería quemarla viva.
La respuesta a la carta del bondadoso Ahmed no se hizo esperar.
Se la entregó a Anne, se alojaba en la casa de London y Ahmed con su hijo y su marido.
Iba sin firmar. En ella decía como mataría a London.
El magnate enfurció al leer la. Mandó doblar la vigilancia de su esposa, no dejaría que le ocurriera nada. No soportaría la falta de su princesa.

capitulo 58

Fátima fue ganando poco a poco la confianza de London. No así la de Ahmed, había algo en ella que no le gustaba.
- Algo me dice que no debemos confiar en ella... -dijo un día a su esposa. -No me gusta como te mira... Ni como me mira a mi.
- Lo que le ocurre es que siente celos porque me he quedado con el mejor. -afirmó London con una amplia sonrisa dibujada en el rostro. -Pero no creo que sea peligrosa.
- Yo no lo tengo tan claro... Algo trama me temo. -tomó las manos de su mujer entre las suyas y las besó.
///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
La visita de su primo y su familia no hizo que Ahmed Hazin olvidara sus temores sobre las intenciones de Fátima, pero trató de mostrarse alegre para no amargarles con sus miedos.
Eso sí, les hablaría de ellos pensando que tal vez ellos podrían hacer entender a London que su amiga podía ser peligrosa.
Pero eso lo haría cuando hubieran visto el que ahora era su hogar.
- Vaya, Ahmed... Vosotros siempre a lo peor. -bromeó Anne cuando les mostró la mansión que habían adquirido. - Es perfecta, grande y elegante. Me encanta. Os doy un 10.
- La elección fue cosa de Ahmed. Quería que me sorprendiera, y lo hizo para bien. Acertó. -dijo London mirando a su amado esposo. Aquel hombre daba sentido a su existencia, él y su hijo lo hacían.
- Siempre busco lo mejor. Por eso te tomé por esposa. Porque tengo buen gusto, querida. -el magnate se acercó a su esposa y le dió un apasionado beso en los labios, beso que ella correspondió con agrado.
- Cuando dices y haces eso entiendo por qué te amo tanto. -le susurró al oído.
Anne se quedó mirándolos embelesada.
Abdel miró a su esposa e imitó a su primo en su arrebato de pasión.
Lo cierto era que admiraba a su primo, era fuerte y decidido, le gustaría poder sentirse tan seguro de sí mismo como se sentía Ahmed y tener su don de gentes.
El magnate se había hecho a sí mismo, su vida no había sido un camino de rosas y se había visto obligado a convertirse en un hombre pronto. Si no hubiera sido por su padre y su madre, se habría hundido.
Su primo, Abdel, se refería a él a menudo como amo del mundo, y cuando lo hacía Ahmed se reía y le decía que no era verdad.
- Me gustaría ser como tú... -le dijo.
Ahmed esbozó una tierna sonrisa. No entendía por qué su primo se quería tan poco a veces, a él le parecía un gran hombre.
- Tienes que quererte más... No hay nada malo en ti. -afirmó el magnate mirando a Abdel.
Justo en ese momento, entraron los dos pequeños. Eran uña y carne, les encantaba pasar tiempo juntos.
- Papi... Quiero que nos sigas entrenando. -pidió el hijo del magnate poniendo cara de pena. -Ahora.
-Ahora no, cariño... Id fuera a practicar y luego iré yo. Los mayores tenemos que hablar, pero luego voy con vosotros. -se agachó y dió a su hijo un beso en la frente.
Justo en ese momento, Fátima llamó a la puerta. Ahmed abrió y al verla quiso cerrar pero se contuvo. Odiaba a aquella mujer, le parecía que al final resultaría ser una mujer despiadada.
Se acercó a Ahmed para besarle en los labios pero él no se lo permitió.
London lo vio y se tuvo que contener para no acabar con aquella mujer. Era como él pensaba, una zorra.
Ahmed le pidió que se fuera pero ella no lo hizo y se acercó a London. La cogió del brazo antes de que pudiera reaccionar.
Sacó un cuchillo para darle muerte diciendo que o para ella o para nadie pero el magnate se lo quitó de las manos y la echó a empujones de su casa.
Ahmed respiró profundamente para calmarse. ¿Cómo había sido capaz? Él era un hombre casado, el comportamiento de aquella chica era intolerable. Esperaba no verla más, que le hubiera quedado claro que él no iba a dejar a su mujer para estar con ella.
London se acercó a su esposo y lo abrazó, esperando que aquella mujer no volviera a acercarse a ellos.
///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Encerrada en su habitación, Fátima pensaba en lo ocurrido.
Aquella pérfida planeaba un asesinato: Acabaría con la vida de aquella estadounidense que estaba casada con el magnate.
Tomó su ordenador y se dispuso a escribir una nota incendiaria contra ellos, no puso su nombre pero ellos sabrían al instante que era de ella. No decía sus planes, pero dejaba claro que aquello no iba a quedar así.

viernes, 18 de julio de 2014

capitulo 57

El señor Hale encargó al chófer de los Hazin el secuestro del crío. Lo convenció amenazándole con asesinar a sus hijos.
Lo siguió hasta su casa, llamó y esperó a que abrieran. Cuando lo hicieron, entró y apuntó a la cabeza de su hijo mayor con una pistola con silenciador. Esto hizo que accediera a hacer lo que aquel sádico llamado Charlie Hale quería.
Cuando fue a buscar al pequeño al colegio al día siguiente, no lo llevó a casa.
- ¿A dónde vamos? -preguntó el niño intrigado.
- A una casa rural. -respondió tajante.- Verás... Un hombre malo me ha pedido que te secuestre para llevarte con él... Pero no voy a hacerlo. Tengo en mente algo bien diferente a eso. -afirmó, y no mentía. Apreciaba a su jefe, Ahmed, porque era un hombre justo, y no se sentía capaz de dañar a su hijo.
Estaba engañando al señor Hale, lo cierto era que había llamado a la policía para que detuvieran al padre de London.
Lo primero que hizo al llegar fue llamar al señor Hazin.
Este se asustó al escuchar lo que su suegro quería hacer y esperó que pudieran detenerle para que no atacara ni a su hijo ni a los hijos de su chófer.
- Ese hombre es listo... Lo ha demostrado. -dijo Ahmed preocupado. - Ten cuidado.
- Lo sé, señor. No padezca... Su hijo volverá a casa sano y salvo. -le aseguró.
- Eso espero...-contestó el magnate esperando que su empleado dijera la verdad, tenía miedo de que mintiera y estuviera aliado con aquel monstruo.
Aquel hombre parecía leal y Ahmed confiaba en él, esperaba que no le decepcionara.
Si moría su hijo, el pequeño Abdel, él y su mujer morirían con él.
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
El chófer llamó a la policía y luego al señor Hale.
Cuando el padre de London llegó, ocho agentes le estaban esperando.
No les costó demasiado detener a aquel canalla.
Él increpó a los policías pero estos le ignoraron.
Cuando se lo comunicaron a Ahmed, este se alegró de que todo hubiera ido bien.
No habría soportado perder a su hijo.
Anne y su primo se alegraron al conocer la noticia. Esperaban que ya nada alterara su calma.
/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
La joven London fue recuperándose poco a poco de lo vivido, le costó pero pudo en gran medida gracias a su marido.
Pero aún así, necesitaba un cambio. No podía seguir viviendo en Los Ángeles, quería empezar de cero en otro lugar.
Fue por ello por lo que decidieron que se trasladarían a Turquía a vivir.
El primo del magnate y Anne les visitarían todos los meses. Y Ahmed continuaría entrenando al pequeño Ashraf.
- Tú no te vas a librar de mis clases. -dijo el magnate del petróleo al hijo de su primo guiñándole un ojo entre risas. Adoraba a aquel niño.
London les pidió que se fueran también, pero se negaron pues ellos allí estaban bien, no asociaban Los Ángeles a ningún recuerdo desagradable y además Anne se negaba a abandonar su actual hogar por algo así, hacerlo le haría sentir una cobarde.
La despedida fue dura para todos. Pero la joven no cambió de opinión, quería alejarse.
/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Los primeros días fueron perfectos. Se instalaron en la capital, y ambos sentían ya aquel como su país. Pasara lo que pasara, no se irían de allí. London solo quería abandonar EEUU para alejarse del recuerdo de su padre. Eso sí, esperaba que ya no les ocurriera nada más.
Pero... No sería así. Una joven comenzó a obsesionarse con Ahmed.
Respondía al nombre de Fátima, y se enamoró del magnate en cuanto lo conoció. Pero este solo tenía ojos para London.
Esto la hizo enfurecer. Debía hacer que se separaran, fuera como fuera.
Tras mucho meditar, se le ocurrió algo.
Raptaría a London, la metería en su sótano, llenaría el mismo de explosivos que compraría en el mercado negro, iría a casa de los Hazin con el detonador y diría que o estaba con ella, o la mataba.
De ese modo, no podría negarse.
Sabía que Ahmed nunca la querría, pero sería para ella aunque fuera por obligación.

jueves, 17 de julio de 2014

capitulo 56

Eran las tres de la mañana cuando un médico llamó a Ahmed para comunicarle que habían intentado segar la vida de su esposa.
Asustado, pidió a cinco de sus hombres que fueran a vigilar que nadie que no formara parte del personal médico intentara entrar en la habitación de London y pidió al médico que le había llamado que se asegurara de que nadie le inyectaba nada letal.
Cuando al día siguiente habló de ello a su primo y a Anne, trataron de animarle, pero no lo consiguieron. No podía estar tranquilo cuando la vida de su mujer estaba amenazada.
'¿Pero es que no van a dejarnos nunca en paz?'pensó una vez se hubo quedado solo de nuevo.'Espero que no intenten nada más contra London cuando vuelva a casa.'
Furioso, pensó en Marcos. Si su mujer y Anne no le hubieran conocido, nada de aquello habría pasado. Aquel miserable seguía causando mal incluso ahora que estaba muerto.
También estaba el señor Hale, pero con él habrían podido. Lo malo era que tenían a toda una red mafiosa contra ellos.
'Espero que se olviden ya de nosotros y no vuelvan a tratar de hacernos daño.'se dijo el magnate en su mente.
No quería perder a más seres queridos, ya había habido demasiadas muertes en su familia, al perder a sus padres por la guerra en Iraq y a sus padrinos en aquel bombardeo en Palestina se había sentido morir, su corazón se negaba a aceptar una muerte más.
//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
El magnate suspiró aliviado el día en el que dieron el alta hospitalaria a London.
Al fin estaría en casa, y esperaba que ya fuera de peligro.
Lo primero que hizo fue fundirse con ella en un abrazo y besarla pues aunque los médicos le habían dicho que viviría, había sufrido temiendo que algo no fuera según lo esperado.
- Al-hamdu-lellah.-susurró feliz sin dejar de abrazarla.
Cuando llegaron a casa, el pequeño Abdel pidió a su padre que le entrenara para poder defender a su madre.
El magnate dijo a su hijo que lo haría, pero que podría defenderla cuando fuera más mayor.
- Pero mi entrenamiento... Podría empezar ya. -le respondió.
- Cuando cumplas siete años. -prometió Ahmed a su primogénito.
Este fue a protestar, pero no dijo nada y aceptó, aunque a regañadientes.
- Tenemos un hijo muy valiente. -afirmó London acariciando la cara de su esposo.
- Sí. Y muy protector. -la besó con amor.
Ambos se sentían muy orgullosos de aquel niño, sin duda había heredado la personalidad de sus padres.
Ahmed se sentía reflejado en él, pues su hijo era tierno y dulce pero cuando se trataba de su familia surgía la vena guerrera heredada del abuelo.
Sin lugar a dudas, el pequeño Abdel sería un hombre excepcional en un futuro.
///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Superado por el fracaso de su mano derecha, Samuel, el señor Herrera decidió que no volverían a atacar a la familia Hazin, pues no hacía otra cosa que no fuera perder el tiempo dado que no había conseguido dar muerte a London y algo le decía que nunca lo lograría.
Cuando se lo dijo a su hermano, este se alegró. Pensaba que aquella familia podría vivir al fin en paz.
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
El señor Hale recorría su casa furioso.
Saber que ya no contaba con el apoyo del señor Herrera fue un duro golpe para aquel demonio.
Decidió que de momento no haría nada, pero aquello no quedaría así.
No se detendría hasta lograr dar muerte a su hija.
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Los pequeños Ashraf y Abdel crecieron sanos y felices hasta alcanzar los 10 y 9 años.
Ahmed, el cual conservaba su físico espectacular al igual que los otros tres dado que aún eran jóvenes, los entrenaba cuando podía, pues ambos querían aprender a luchar para poder defender a sus madres de quien intentara algo contra ellas y para poder defenderse ellos también. No querían ver como intentaban dañar a alguien a quien querían sin poder hacer nada para evitar que lo hicieran.
Eran felices en sus vidas y ya se creían a salvo de todo peligro. La violencia causada por la intolerancia había cesado y ya pensaban que no volverían a saber ni de la mafia ni del señor Hale.
Pero se equivocaban, pues el padre de London ya se estaba preparando para atacar de nuevo.
Lo proximo sería secuestrar al pequeño Abdel para obligar a su hija a ir a casa amenazándola con hacerle daño al crío.
Lo haría en breve, pues no soportaba verla tan feliz. La haría volver y la asesinaría delante de su pequeño.

miércoles, 16 de julio de 2014

capítulo 55

Sentada en la silla en la que su padre la había torturado, London intentaba calmarse. No era tarea fácil, pues aquel hombre se había ensañado con ella y le dolía todo el cuerpo. Pero quería mantener la calma dado que no deseaba mostrarse aterrada ante aquellos malnacidos. Sería darles un motivo de más para disfrutar.
A los cinco minutos de la marcha del señor Hale, un joven alto y fuerte de 36 o 37 entró.
London lo miró con odio, pero cuando le dijo que no era peligroso se calmó, aunque permanecía alerta, no sabía si decía la verdad o no.
- Voy a sacarte de aquí. -le prometió.
Justo en ese momento, uno de los sicarios del señor Herrera entró.
Los cincuenta hombres que había enviado el marido de London estaban masacrando a los empleados de aquel demonio.
- Deberíamos entregar a la joven. -afirmó Arthur, el que había revelado a la señorita Hale que estaba de su parte.
Miró al hombre que había venido a informar esperando que la respuesta fuera un sí.
Por suerte, aceptó. Arthur suspiró, había cumplido. Él y los hombres del magnate habían conseguido liberar a London.
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Ahmed y el pequeño Abdel se alegraron al saber que London pronto volvería, pero la sonrisa del magnate se hizo menos amplia cuando supo que o tardaría en recuperarse de la tortura a la que la habían sometido o moriría, pues se habían ensañado con ella.
- No... No puede morir. -suspiró.- Perdí a mi padre en la guerra de Iraq, mi madre murió de pena, mi padrino y mi madrina murieron en Palestina en un bombardeo... -fijó la vista en el suelo.- Me niego a perderla a ella. -levantó la mirada, furioso. -Nuestro hijo y yo la necesitamos.
- Lo sé... Pero esos canallas no han tenido piedad con ella. -dijo Arthur mirando apenado a Ahmed.- Espero que viva.
- Y yo... -abrazó a Arthur en busca de consuelo.
/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Cuatro días tardaron en conocer el estado de London.
Los médicos informaron al magnate de que el estado de su esposa era grave, pero que viviría.
Sin perder un minuto, comunicó la feliz noticia a su primo, a Anne y a su sobrino.
Esperaba que ya pudieran ser felices, todo cuanto pedía a la vida era disfrutarla junto a su esposa, su hijo y los hijos que vinieran.
///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
El padre de Adela mandó llamar a Samuel a su despacho. Apenas cabía en sí a causa de la ira.
Le reprochó el fracaso, dado que él había seleccionado a los que se enfrentaron a los hombres de Ahmed, y dió orden de que fuera al hospital a liquidarla.
- Y ésta vez no quiero fallos... O te mataré. -le amenazó.
Samuel se retiró dispuesto a cumplir el encargo.
Sería fácil: Entraría cuando su marido no estuviera con ella y la mataría de un disparo. Tenía una pistola con silenciador, por lo que el ruido no sería un problema.
Cumpliría poniendo fin a los días de aquella inocente y luego cobraría. Así era su vida, y lo cierto era que le gustaba.

martes, 15 de julio de 2014

capitulo 54

Encerrado en el sótano de su mansión, Daniel Herrera, el padre de Adela Herrera, pensaba con deleite en lo que iba a hacer.
Ya estaba todo preparado para la tortura a la que someterían a la bella esposa del magnate.
Contemplaba los instrumentos con los que lo haría admirado: la elección había sido cosa de Samuel, su mano derecha, y había hecho bien su trabajo, como siempre. Aquel hombre jamás le decepcionaba.
El sonido del timbre le obligó a dejar de recrearse. Fue a abrir.
Era un hombre fuerte y decidido llamado Arthur. Quería trabajar para él.
El Don le puso unas pruebas y lo aceptó.
El joven sonrió. Estaba allí para evitar que aquel monstruo causara mal a London Hazin.
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Ahmed se encontraba hablando con su esposa y su hijo en el sofá del salón principal de su mansión cuando llamaron a la puerta.
El magnate bajó asustado, ¿Quién sería?
'Espero que sean Anne, mi primo y mi sobrino o alguno de ellos.' Pensaba aterrado mientras avanzaba hacia la entrada.
Ya estaba en la primera planta cuando oyó que derribaban la puerta.
Entró en su habitación y cogió una pistola que tenían para defenderse si ocurrían cosas como aquella.
Bajó esperando poder echar a los intrusos.
Abajo vió a cuatro hombres tan grandes como cuatro armarios roperos.
Empezó a dudar de sus posibilidades, pero aún así no se acobardó.
Les apuntó y les pidió que se fueran.
Estos le ignoraron. Uno de ellos le arrebató la pistola y le dijo que se enfrentara a él.
- Me entrenó mi padre. -les advirtió Ahmed esperando que se asustaran.
- ¿El fanático? No nos importa... Nene. -dijo con sorna.
Él y los otros golpearon al magnate hasta dejarle inconsciente.
Una criada entró y gritó al ver lo ocurrido. Se arrodilló junto a su señor preocupada. Suspiró aliviada al comprobar que aún vivía.
Aquellos malnacidos entraron y obligaron a London a ir con ellos amenazándola con matar a Ahmed.
El pequeño Abdel no pudo evitar llorar a causa de la impotencia, ver que raptaban a su madre y que no podía hacer nada era algo que no podía soportar.
Hablaría con su padre, le pediría que le entrenara.
///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
El Don se alegró al ver llegar a sus hombres con London. Ahora empezaría la tortura.
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Cuando recobró el conocimiento en el hospital y le contaron lo ocurrido, Ahmed se derrumbó. Su mujer volvía a estar en peligro. Esperaba poder evitar que la asesinaran. Mandó a sus hombres a buscarla con la esperanza de que la trajeran sana y salva.
Al marido de London le frustraba que las nociones que le dió su padre en Iraq de lucha no le hubieran servido para defender a su mujer. Y esperaba que sus hombres pudieran hacer algo por ella.
/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Nada más despuntar el alba, el señor Hale entró a despertar a su hija.
La joven no lo recordó, pero algo le decía que le había causado mucho sufrimiento.
Esto le extrañó, pero no le dió importancia.
- Hola, hija. -la miró con odio.- vas a sufrir.
¿Hija? ¿Por qué? Lo miró horrorizada. Si ese era su padre... ¿Por qué quería atormentarla? No lo entendía.
- Te vamos a torturar. -afirmó aquel hombre. - Y luego vas a morir quemada. -rió.- ¿Sabes? Ese magnate del petróleo con el que te has casado quería protegerte de mi... Llamé y no me puso contigo para que... -hizo una pausa.- Para que no recordaras que yo te tomaba por las noches... Como a una fulana.
Ella lo miró sin saber qué decir. Así que conque esa era la llamada. Ahora entendía todo. Por eso no quería decirle quién era... Sin lugar a dudas, su esposo era un encanto.
Aquel que decía ser su padre la arrastró a una silla.
Iba a comenzar la tortura.
Lo primero que hizo fue quemar un cigarro en su hombro.
Ella rompió a llorar. No, aquel monstruo era un impostor seguro. No podía ser su padre.
- Tú... Tú no puedes ser mi padre. -miró a aquel hombre a los ojos, procurando mantenerse entera. No tenía miedo, ya no.
- Lo soy... Lo soy. -rió.- Pero no soy el tipo de padre del que te habla tu marido. Yo... -la miró a los ojos.- Yo quiero que seas mía... Quiero poder hacer contigo lo que quiera y cuando quiera. -rió.- Así soy.
- Creo que... -empezó a ponerse nerviosa.- No me mientas.
- No lo hago. -sacó otro cigarrillo y lo encendió. Lo apagó en el otro hombro. -Soy Charlie Hale, tu papá. Ese que te torturaba cuando quería para divertirse y que te tomaba. -acarició la cara de su hija y esto hizo que todo el infierno acudiera a su mente.
Quiso gritar, pero no fue capaz. De sus labios no salía sonido alguno.
- Te deseo aún... -la miró.- Pero me desafiaste y... Ahora te quiero muerta.
La dulce London rompió a llorar. ¿Por qué había tenido que recordar aquello?
Ahora entendía por qué su marido no había querido que supiera de él. Aquel hombre no tenía escrúpulos.

lunes, 14 de julio de 2014

capítulo 53

Anne jamás podría olvidar el día en el que conoció al señor Hale. Hacía una semana de su boda y dos de la de London y Ahmed, todos estaban en un parque hablando cuando el señor Hale se acercó a ellos.
Fue muy poco agradable, faltó al padre del magnate por su fundamentalismo sin importarle que él, su hermana Aisha y su padre habían estado muy unidos, y llamó zorra a London ante todos.
Ahmed intentó no perder el control, no quería ser violento con su suegro a pesar de que era repulsivo, pero este se acercó al oído de su hija y la amenazó. Esto le pudo, no iba a permitir que amenazara a su mujer.
Empujó con fuerza a aquel monstruo y le pidió que los dejara tranquilos.
Anne vio horrorizada que el señor Hale se llevaba la mano a un bolso de hombre que llevaba. Se lo dio a Ahmed y le pidió que lo abriera. Dentro tenía una pistola.
El padre de la ya señora Hazin se lo quitó a Ahmed antes de que pudiera coger la pistola. 
Tras decir que aquello no quedaría así, se retiró. Haría que su hija volviera a casa fuera como fuera.
Anne lo miró y supo que no bromeaba.
De hecho, al poco volvió y, de no ser porque Ahmed llegó antes a casa y lo separó de su esposa, la habría matado a golpes.
Aquel señor era un miserable. 
Esperaba que no pudiera hacerles nada, que pudieran evitar que hiciera lo que deseaba, pues todos sabían que algo haría, pues no se iba a dar por vencido, lo conocían y sabían que la palabra rendirse no estaba en su vocabulario.
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
El antiguo Don decidió poner ya en marcha su plan, no podía seguir esperando, temía actuar tarde si esperaba, pues cada segundo importaba.
Debía acabar con la que había sido su mafia en aquel momento.
//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Ahmed apenas lograba dormir de noche, la angustia le podía. Temía que aquel ser sin escrúpulos le dejara viudo.

domingo, 13 de julio de 2014

capítulo 52

El sonido del teléfono les despertó.
Fue Ahmed quien atendió la llamada, no sabían quién era la persona que deseaba hablar con ellos y no quería que molestaran a su esposa. Deseaba protegerla de todo mal. Justo por eso pidió a London que fuera a un lugar en el que no pudiera escuchar la llamada, de ese modo no sufriría si el fin de la persona era ese.
- Ahmed Hazin. -dijo en tono amable.-¿Con quién hablo?
- Soy el padre de London. Ponme con mi hija. -respondió el señor Hale, su tono dejaba claro que le indignaba que London fuera ahora una joven dulce y sensible.
- No. Usted la hizo sufrir... Y por suerte ha olvidado que abusaba de ella y la maltrataba. No quiero que mi mujer recuerde momentos tan amargos. -sentenció el magnate sin alterarse en ningún momento. ¿Por qué no dejaba aquel ser ruín a su esposa tranquila?
- ¿Cómo dice? -preguntó malhumorado.
- Me ha entendido. Verá... La atacaron y... -tuvo que parar, pensar en aquel momento era doloroso, casi la pierde.-Quedó en coma. Y al despertar lo había olvidado todo y... Ahora está recordando. -suspiró.- Pero quiero que recuerde buenos momentos... No a su padre degenerado.
- ¿En coma? Podrían haberla matado... Una lástima que la hija de puta sobreviviera. -afirmó el señor Hale.
- No hable en esos términos de mi mujer... No se lo consiento. -dijo intentando no perder la calma.
Tras decir aquello, colgó.
No quería que deprimiera a London, por suerte ella no recordaba al hombre que amargó su infancia y su vida antes de que ella se revelara.
Pero aquel monstruo no los iba a dejar tranquilos. Iría y haría a London regresar a casa amenazándola con acabar con la vida de su esposo.
Ahmed fue a buscar a su amada.
Respiró profundamente varias veces mientras recorría la mansión para calmarse. ¿Por qué les molestaba aquel señor? Esperaba que aquella fuera la última vez que supieran de él.
Pensó en su propio padre. Él había muerto en la guerra. Había sido un radical, pero siempre habían tenido una bonita relación.
Negó con la cabeza. No era de ley como el señor Hale se conducía con su hija. Era una joven buena y dulce, no merecía lo que aquel desgraciado le hizo.
Cuando London le preguntó por la persona que había llamado, dijo que se habían equivocado.
Ella no se lo discutió, confiaba en aquel hombre.
El adinerado magnate del petróleo la miró apenado, no entendía a su padre. Era un mal hombre, un padre no debe desear a su hija.
La besó con amor y ella notó que algo le preocupaba.
- Mejor que no lo sepas... Confía en mi. -la abrazó pensando en que era mejor tener el recuerdo de un padre que te quiso como era el caso de Anne y él a tener un padre tan asqueroso como el señor Hale.
Ella no le preguntó más, pues no dudaba de la palabra de aquel hombre.
//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Al Don le gustó saber de la llamada, y ordenó a sus sicarios que se unieran al señor Hale, pues cuantos más fueran, mejor.
Estos cumplieron y fueron a ver al padre de London.
Los recibió encantado, y les invitó a café y pastas.
Les dijo que le gustaba que quisieran acabar con su hija.
- Es una zorra. -dijo aquel demonio entre risas.
Tras eso, le contaron lo que querían hacer.
- Bien... -los miró divertido.- Morir quemada es justo lo que merece.
Todos se carcajearon imaginando a la hija de aquel hombre arder. Sus retorcidas mentes disfrutaban pensando en lo que deseaban hacer.

////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Ahmed no tardó en informar a su primo y a Anne de la llamada. Les pidió, aparte de que no le contaran nada a su mujer, que tuvieran cuidado, pues temía que aquel malnacido la tomara con alguno de ellos para vengarse.
Ellos prometieron que lo tendrían. Aquel hombre era peligroso, podía matarles a todos sin sentir nada, Anne y Abdel lo sabían bien.

sábado, 12 de julio de 2014

capítulo 51

Una tarde, London, al contemplar el album de fotos en el cual estaban las fotos de su boda con Ahmed, recordó con claridad algunos momentos importantes de su vida, entre ellos el día en el cual conoció a su adorable marido y el feliz día en el cual su hijo de ahora cinco años vino al mundo.
Se recreó con ambos momentos, pues habían sido los mejores de su vida junto con su boda, la cual recordaba ahora momento a momento.
Pensó divertida en que se conocieron de una forma curiosa a su entender.
Ella invitó a aquella celebración a su actual esposo porque su primo quería que lo conociera.

Él se acercó a ella apocado y tímido. Ella le miró y al instante supo que él era su media naranja, algo en su interior se lo decía, ¿Intuición quizá? El caso es que esa voz procedente de su interior tenía razón.
- Señorita Hale. -la miró esbozando una cálida y tierna sonrisa que hizo que se derritiera.- Encantado de conocerla.
- Lo... Lo mismo digo. -contestó, los nervios apenas la dejaban hablar. Aquel hombre le gustaba y no quería estropear el encuentro.
Pero no lo hizo. Se intercambiaron los teléfonos para seguir en contacto, de hecho.
Ella se mostró nerviosa con él por culpa de su inseguridad, y él logró que se sintiera mejor con ella misma, pues no dejó de alagarla y le dijo que aquellos que no la querían tal cual era, era porque le tenían envidia.
Pasado un tiempo se casaron, y ella tuvo un hijo suyo.
Ahora se acordaba ya de su embarazo, y de cómo se sintió durante el mismo: asustada y emocionada a la vez.
Lo último que acudió a su mente fue el parto, fue horrible tanto para ella como para su prometido porque se complicó, pero al final todo fue bien.
Luego recordó todo el sufrimiento, y cómo Ahmed siempre la había cuidado y defendido.
Feliz, contó aquello a su marido y al pequeño Abdel. Ahmed la abrazó feliz de que ya supiera con certeza quién era, empezaba a temer que el olvido fuera permanente.
Su primo, Anne y Ashraf dieron un grito de alegría cuando se enteraron.
London fue a hablar con ellos acompañada por los dos pilares de su vida, el magnate y su pequeño, sintiéndose orgullosa de ella misma y sobre todo contenta al saber quién era.
Los hombres del malvado padre de Adela observaron la escena riendo.
- Reíd... Pronto perderéis a la olvidadiza. -dijo uno de ellos señalando a London al decir 'la olvidadiza'.
Ajenos a esto, los Hazin disfrutaban del momento. Pensaban que ahora ya sólo quedaba solucionar el problema de la intolerancia, y algo les decía que podrían poner freno a toda aquella violencia. No sería fácil, pero juntos creían que podrían hacer frente a aquello.
/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
El Don no pudo evitar reír cuando le dijeron que la familia Hazin se creía ya libre de él. Pobres incautos... Desconocían lo que les esperaba. No sabían que él jamás renunciaba a lograr algo, que por mucho que fracasara siempre lo intentaba hasta que lograba llevar a cabo sus perversos planes.
Su hermano, por su parte, tramaba un plan para acabar con aquella mafia de forma definitiva. No podía permitir que asesinaran a London Hazin, era una gran mujer y no merecía lo que su heredero en aquel mundo y los sicarios que trabajaban para él querían hacerle.
Le llevó todo un día pensar algo, pero al final se le ocurrió algo, algo que pensaba que no fallaría, un plan infalible a su entender.
///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
De noche, London se entregó a su marido como si fuera la primera vez, pues no había logrado recordar las noches de pasión. Él se mostró muy cariñoso con ella, primero la besó y tras eso la tomó. Ella no sintió asco,  lo cual la sorprendió pues imaginaba aquello como algo horrible. Ocurrió todo lo contrario, le agradó, pues aquel hombre no era bruto haciéndolo, sabía como hacer que se sintiera bien con él pues la quería y buscaba que nada de lo que él hacía la molestara.
- Buenas noches... mi amor. -dijo Ahmed una vez hubieron terminado.
- Buenas noches... -respondió ella, pero se negó a dormir porque quería más.
Continuaron hasta que quedó satisfecha.
London soñó con él, con aquella noche y con todos los momentos bonitos vividos junto a aquel hombre, que realmente habían sido todos los instantes de su vida de casados. Le amaba con todo su corazón, podía verlo ahora con nitidez. Esperaba no volver a olvidarle dado que era, sin duda, un gran hombre. Y era guapo, muy guapo sin lugar a dudas. ¿Cómo no quererle? Lo raro sería lo contrario.
Lo contempló en silencio varios minutos antes de dormirse. Sin duda era una mujer con suerte: Tenía una familia maravillosa. Una marido atento y un hijo ejemplar, su vida era perfecta en todos los sentidos. Por alguna razón que desconocía, ya el miedo se había ido, afrontaría lo que viniera con entereza. Su nueva yo era como la antigua pero más fuerte y decidida. Ahora no iba con miedo, y aquello alegraba al magnate. Su rostro irradiaba felicidad, pues ya no pensaba en nada que no fuera el momento presente.


(Imagen: Ahmed pensando en su amada esposa y en su hijo, esperando poder solucionar pronto el problema de la violencia contra ellos.)

capítulo 50

Pasadas dos semanas London despertó, fue su marido el que logró que volviera al hablarle día a día, pero... Por desgracia, su esposa se había olvidado de él, no recordaba nada de su vida. Esto supuso un duro golpe para todos.
La llevaron a su hogar con la esperanza de que sirviera para que recordara, y esto hizo que a su mente acudieran recuerdos de ella con su marido y su hijo, pero no los reconocía aún, aunque supo que había amado a aquel hombre, ahora era incapaz de sentir nada pues estaba confundida, todo era extraño para ella, pero decidió que viviría con aquel señor como su esposa gracias a los momentos de su vida que acudieron a su mente.
- No te mentiré... Creo que eres quién dices, es por ello por lo que iré contigo, espero recordar pronto, no me agrada esta sensación... No sé nada de mi, no logro acordarme más que de cosas aisladas que no me ayudan. -miró al magnate confundida.
Volvería a la que según todos era su casa y sería la persona que, al parecer, era. La idea, por alguna extraña razón, no le desagradaba, pues algo le decía que vivir con aquel que la había estado velando no era un error.
Ahmed estaba feliz de que su esposa se hubiera despertado de su sueño profundo y esperaba que no tardara en recuperar la memoria y su mente recordara todo lo que habían pasado juntos.
Pero los días pasaban, y London seguía igual. Aunque ninguna de las personas que la querían perdía la esperanza.
Tampoco cambió la situación que vivían, seguían arremetiendo contra ellos. Lograron meter entre rejas a los que atacaron a la esposa de Ahmed gracias a la cámara de seguridad de la entrada, pero no cesó con ello la violencia contra los Hazin. 
La diseñadora que ignoraba que lo era trataba de apaciguar a esos jóvenes, sentía que debía ayudar a aquellas personas, de hecho había abrazado la religión de su esposo de nuevo y había retomado su vida. Lo único que no deseaba hacer era poner el taller en funcionamiento porque no sabía si era buena en eso. Su esposo trató de convencerla de que lo abriera, pero ella le dio un no rotundo como respuesta, por lo que no insistió. Aunque a veces le dejaba caer que podía intentarlo, pues a lo mejor descubría que era una gran diseñadora.
- Cielo... Si no lo intentas... Nunca sabrás si se te da bien o no. -le dijo un día con infinita dulzura. Antes hacer eso le encantaba, y no quería que dejara de hacer lo que la hacía sentir bien, pensaba que si volvía al que era su trabajo todos los recuerdos acudirían a su mente, pues el mundo de la moda la apasionaba. Ya creía recordarlos a ellos, tal vez eso hiciera que su cerebro reaccionara al fin.
///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
El padre de Adela, el nuevo Don, disfrutaba de una taza de café mientras hablaba a sus hombres. Tenía algo en mente, y era quemar a London ante su marido y su hijo, para que estos sufrieran al verla expirar.
/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Animada por su marido, London regresó al mundo de la moda y pronto descubrió que no era mala diseñando. Al contrario, se le daba realmente bien. Agradeció a su esposo sus ánimos, y este se alegró al ver que London era feliz.
Ahora sólo restaba que recordara su vida entera.
El adinerado magnate del petróleo veía que su mujer iba progresando y comenzó a ilusionarse con que recordaría, esperaba no estar equivocándose, no soportaba verla así de confundida, pues estaba sufriendo y él no era feliz viéndola tan triste.

capítulo 49

La dulce London se alegró cuando los hombres de su esposo llegaron al lugar en el que aquel malnacido la tenía secuestrada. Ojalá pudieran sacarla de allí, pensar en que su hijo desconocía que estaba viva, que no la habían asesinado, le partía el corazón.
La esposa del magnate fue llevada de noche a su avión privado, volvería a casa en ese momento, y podría abrazar a su pequeño y a su esposo.
Había extrañado la presencia de Ahmed, no había dejado de pensar en él en ningún momento.
Abdel y Anne se alegraron mucho al verla, pero los que más se alegraron por su regreso fueron Ahmed y su hijo.
- London... -el magnate la atrajo hacia sí y la abrazó. Miró al pequeño Abdel, de cinco años de edad. Estaba sufriendo por culpa de unos desalmados, estaba seguro de que contar con el apoyo de su madre le ayudaría.

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Sentado frente al televisor, el nuevo Don pensaba furioso en aquella amarga derrota. Debía hacer algo, London tenía que morir, se había planteado mantenerla viva haciendo que le sirviera como prostituta, pero tras su rescate había cambiado de idea. Quería que la asesinaran. Y quería que aquello ocurriera ya, por lo que pidió a sus hombres que dispararan contra ella sin contemplaciones.
- Pero... -se opuso uno, pues quería matarla poco a poco. -Esa es una muerte muy dulce.
-Es igual. -dijo el Don, detestaba que pusieran objeciones a sus mandatos, y más cuando eran tan importantes para él como aquel. -No quiero dar a su dulce marido la posibilidad de impedir de nuevo el crimen.

Todos asintieron al instante, sabían que no convenía contradecir a aquel hombre.
///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
La mañana siguiente fue horrible para Ahmed y su hijo, pues varios niños de 19 años de edad sorprendieron a su esposa a la salida de su hogar y se abalanzaron sobre ella. La golpearon, quedando ella en coma a causa de aquello.
Ahmed tuvo que esforzarse para no acabar con ellos. ¿Por qué actuaban de ese modo? Detestaba a todo aquel que les atacaba por sus creencias, no tenían ningún derecho.
Aquella noche Ahmed no fue a casa, se quedó junto a London, se negaba a dejarla allí acompañada sólo por las enfermeras. El dulce Abdel quiso quedarse con su padre en el hospital para estar junto a su madre pero el magnate no quería que estuviera allí.
Esperaba que su esposa despertara, se negaba a perderla, quería envejecer junto a London, disfrutar de una vida junto a ella viendo crecer al crío y disfrutando de sus nietos cuando llegaran. 
Cuando preguntó a un médico si había esperanzas, la respuesta de éste fue afirmativa. Esto le alegró.
- Al-ḥamdu lillāh. -susurró feliz de escuchar aquello. Entró y agarró la mano de su esposa con delicadeza. No pudo evitar sonreír. Algo le decía que su esposa saldría de aquel estado de sueño profundo en el cual estaba sumida.
Cuando llegó el momento de rezar, lo hizo esperando que su esposa no muriera. Si era así debería aceptarlo, aunque le costaría, pero esperaba que muriera ya anciana para no perderla tan pronto, él precisaba de su compañía y su hijo necesitaba a su madre. No podía irse.
A esos deseos se sumaban los de justicia, esperaba que aquellos jóvenes pagaran por aquella agresión.